Image Alt

Tacoronte Acentejo

   

De todos es sabido que la antigua Roma desempeñó un papel fundamental en la cultura del vino que ha llegado hasta nuestros días, el auge del Imperio Romano supuso un aumento en la tecnología y el conocimiento de la producción de vino que acabó extendiéndose por todos territorios que integraban aquel  imperio.
   Es la propia lengua latina, la empleada por los habitantes del Imperio Romano, la que acuño el término “primus inter pares” (el primero entre iguales), una frase que si bien tiene un origen vinculado a los órganos de poder, es utilizada de forma coloquial en la actualidad para definir a aquellos que de algún modo destacan del resto.
   Tacoronte-Acentejo es la primera Denominación de Origen Vitivinícola creada en Canarias, a la que posteriormente siguieron los reconocimientos de otras denominaciones en otras comarcas e islas del archipiélago. El reconocimiento de Tacoronte-Acentejo como primera Denominación de Origen no es cuestión baladí, en esta comarca se juntan aún hoy los factores que permiten que esta comarca lidere el sector vitivinícola canario, y es que más allá del concurso regional de vinos que dio lugar a la etapa moderna del vino en Canarias, con la configuración de un mapa regional de las actuales denominaciones de origen, y que es conocido como el Concurso regional de la Alhóndiga de Tacoronte, se dan otros factores como el marcado perfil del empresario vinícola y de los viticultores de esta comarca, en los que el producto no ha surgido “ex novo” ni forma parte de una aventura empresarial, la naturaleza de la actividad y la implicación del vino como parte del sector primario es una práctica cultural que ha permanecido inalterada y que se transmite a lo largo de las generaciones en la comarca Tacoronte-Acentejo, formando parte de unas señas de identidad que ven en el vino un eslabón más e irrenunciable de la cadena alimenticia y de obtención de rentas de sus actividad agraria.
   No obstante, toda práctica cultural exige un esfuerzo para garantizar su mantenimiento, su permanencia, su difusión y su evolución conforme a las nuevos tiempos, y es ahí donde esta comarca destaca enormemente mediante la figura del ente que lo gestiona, el Consejo Regulador de la D.O. Tacoronte-Acentejo es el verdadero motor del sector vitivinícola de esta zona productiva, a lo largo de los años han sabido crear un equipo técnico multidisciplinar, capaz y cualificado que genera y da respuestas a las continuas necesidades que se presentan en torno a un sector productivo cuya viabilidad económica y enorme trascendencia paisajística son innegables, permitiendo que esta Denominación de Origen pueda considerarse, al menos en el ámbito canario, como “primus inter pares”.

Ernesto Arvelo    

Post a Comment