Image Alt

Tacoronte Acentejo

CECRV, comparte y defiende plenamente el objetivo de que exista tolerancia 0 con el consumo de alcohol en menores, pero las denominaciones de origen no entenderían que la ley excediese esta finalidad y pueda derivar en medidas impositivas o restrictivas para el sector y para la población en su conjunto. Se entiende que una ley que en principio debería circunscribirse al ámbito de los menores y a garantizar de manera efectiva que no puedan acceder a bebidas alcohólicas, no implique medidas que vayan más allá de este ámbito y sirvan como excusa para, además, penalizar a los adultos y al sector del vino, ya sea vía impuestos o vía sanciones y medidas enfocadas a restringir la venta y la promoción del vino.
Hay argumentos y razones muy a tener en cuenta que justifican que el sector del vino deba contar con una consideración específica y una diferenciación respecto al resto de bebidas alcohólicas en una futura ley de menores y alcohol:
·        El vino tiene carácter de alimento integrante en la Dieta Mediterránea.
·        El vino fija población al medio rural.
·        El vino contribuye a la riqueza económica de los territorios en los que se produce y elabora.
·        El vino es uno de los productos con mayor arraigo cultural en España.
·        El vino contribuye al desarrollo cultural de las zonas rurales.
·        El vino conforma el paisaje de muchas zonas de nuestro país
Pero, más allá, que los anteriores puntos cuenten como argumento diferenciador de la asociación de vino y alcohol, el análisis en el que la futura ley debería basarse para atacar directamente y con efectividad el objeto de la ley es: “prevenir e impedir el consumo de bebidas alcohólicas por parte de los menores. El llamado binge drinking (consumo de atracón) o los denominados botellones gravitan sobre bebidas de alta graduación y hay una clara correlación inversa entre el progresivo mayor consumo de alcohol por parte de menores en los últimos años y el descenso de consumo de vino per cápita en España, que sitúa su momento de consumo fuera del ámbito denunciado. Según diversos estudios, más del 60% de  los consumidores de vino tienen más de 45 años, por lo que el sector del vino no es en modo alguno el causante de los problemas ligados al consumo de alcohol en menores”.
Es esencial que se tenga en cuenta la realidad sociocultural y económica que el producto tiene en un país como el nuestro, así como la categorización diferencial del vino dentro de las bebidas alcohólicas en nuestro país. 
Las DDOO se posicionan rotundamente a favor de la puesta en marcha de campañas y medidas educativas para eliminar el consumo de alcohol en menores y prevenir de los riesgos que comporta el consumo abusivo de alcohol en la población adulta, pero radicalmente en contra de otras medidas coercitivas o impositivas.
Las DDOO de nuestro país comparten plenamente con los poderes públicos que consumo de alcohol y menores son y deben ser dos conceptos radicalmente incompatibles.
Mari Paz Gil

Post a Comment