Image Alt

Tacoronte Acentejo

Para decantar el vino se usan los típicos decantadores (“aireadores”) de vidrio, en la actualidad. En la antigüedad se usaban  las típicas ánforas de los  griegos y romanos, o decantadores de metal, debido a la dificultad de encontrar otro tipo de material.

Mientras unos veían en el decantador la comodidad para servir el vino, otros ven el decantador como un recipiente donde oxigenar el vino y separarlo de sus sedimentos (taninos, sales, etc.), de una forma más rápida y cómoda que en la copa. Actualmente se pretende con ello que el vino se abra expresando toda su calidad aromática y su agradable paso de boca.

Generalmente, decantar o no un vino, depende principalmente del tiempo que ha permanecido en botella y del tipo de vino. Por ello los vinos de guarda, generalmente los tintos barrica, crianza, etc., son los que tienen más sedimentos y por lo tanto necesitan ser decantados con mucho cuidado para evitar que estos pasen al vino decantado, modificando su sabor.

Los vinos jóvenespueden ser decantados rápidamente debido a la nula presencia de sedimentos, simplemente para airearlos, expresando así toda su gama aromática y sabor.

Los vinos,  en función de la variedad que se utilizó en su elaboración, además de otros factores, pueden tener una mayor o menor capacidad reductora, esto es igual a decir que hay variedades más propensas a reducirse en su paso por botella. Cuando los vinos permanecen en botella cierto tiempo, los sabores y aromas se reducen al estar privados del oxígeno, consecuentemente, una pequeña oxigenación hace que estos “aromas reducidos” desaparezcan.

Y tú, ¿tienes un decantador como jarrón en casa?



Post a Comment