Image Alt

Tacoronte Acentejo

El pasado día 28 de mayo se presentaron en la Casa del Vino los resultados de un ambicioso estudio sobre el consumo de vino en la isla de Tenerife. Se trata de una encuesta a 1119 personas mayores de 18 años que se realizó durante el mes de octubre de 2014, por encargo del Cabildo de Tenerife y bajo la dirección de un equipo de investigadores de la Universidad de La Laguna.

De la exposición realizada en la Casa del Vino, y la lectura del correspondiente informe,  se pueden extraer algunas conclusiones de interés para Tacoronte-Acentejo:

  1. La notoriedad de los vinos elaborados bajo alguna de las Denominaciones de Origen existentes en Tenerife ha ido mejorando con los años. Los resultados de la encuesta confirman el liderazgo de los vinos de Tacoronte-Acentejo entre las cinco Denominaciones de Origen, tanto en notoriedad general de la comarca (87%) como en las marcas reconocidas y los niveles de calidad atribuidos. Abona se han convertida en la segunda comarca más reconocida (60%). La DOP Canarias es conocida por pocos (9%).
  2. El perfil sociodemográfico del consumidor confirma los patrones ya conocidos: mayor consumo entre hombres y edades superiores a los 40 años (el consumo entre los jóvenes no ha aumentado), relación positiva con estudios realizados e ingresos familiares. Más de la mitad del vino se consume en el hogar. Predomina el consumo de baja frecuencia en cantidades inferiores a un litro por semana. Casi la totalidad de los consumidores de vino han probado vinos de Tenerife, pero más del 70% sólo conoce dos o menos marcas concretas. El consumo de tintos es claramente superior al de blancos.
  3. La principal crítica que hacen los consumidores a los vinos elaborados en Tenerife es su precio. No obstante, los vinos de Tacoronte-Acentejo se valoran positivamente por su relación calidad-precio. A su vez, el 40% de los encuestados recuerda campañas publicitarias relacionadas con los vinos de Tenerife durante el año anterior. Con respecto a las zonas de la isla, llama la atención que la frecuencia de consumo de vinos de Tenerife es mayor en el Sur que en el Norte y el Área Metropolitana. Sin embargo, el consumo diario es más frecuente en el Norte.
  4. Al comparar esta encuesta con otra que el mismo equipo había realizado en 2001, la crisis económica parece haber tenido un impacto relativamente limitado en la frecuencia de consumo. No obstante, que la frecuencia baje poco no significa que no lo hayan hecho los gastos del consumidor (y por ende la facturación de las bodegas), tanto por la vía de menores precios como por la reducción de la cantidad consumida. Al no disponerse en esta encuesta de datos sobre el volumen consumido y los precios de los vinos comprados, habrá que recurrir a otras fuentes estadísticas para calibrar estos efectos.

  D.G.

Post a Comment