Image Alt

Tacoronte Acentejo

Escultura de Tahíche Díaz
Tal y como avisamos hace un par de semanas, ahora toca hablar de LA VINAL Tacoronte-Acentejo, esto es, la bienal de arte y vino que cada “año par” tiene lugar en la comarca vitivinícola. Esta VINAL, que resulta de la conjunción de las palabras vino y bienal, ocurrencia fantástica de Carlos E. Pinto, nació en el año 2006; y hasta la fecha, cuatro ediciones de la misma han tenido lugar. Cada edición, ha estado orientada a un grupo concreto de colectivos artísticos. De esta manera, ya ha tenido protagonismo la pintura, la escultura, la fotografía y la ilustración.
El número de participantes en las mismas ya suma 43 firmas, y los nombres de estos pintores, escultores, fotógrafos e ilustradores son los siguientes: Lola del Castillo, Miguel Rocha, Juana Fortuna, Elena Lecuona, José Luis Cedros, Luis Alberto Hernández, Javier Rodríguez, Domingo Vega, José Luis Santos, Elena Galarza, Sema Castro, Ángel Padrón, Carlos Rivero, Juan Carlos Batista, Tahíche Díaz, Santiago González, Juan López Salvador, Medín Martín, Roberto Martinón, Carlos Nicanor, Cristina Temes, Dácil Travieso, Francis Viña, Pepe Arbelo, Damián Borges, Roberto de Armas, Manuel Fuentes, Julio González, Jesús López, Enma Manescau, Roger Méndez, José Ramón Oller, Concetta Rizza, Jordi Verdés, Cristina Negrete, Domingo Ayala, Meritxell Barroso, Miguel Ángel Bethencourt, Víctor Jaubert, Maloli, Nareme Melián, Rebecka Skogh y Leticia Zamora.
Todos ellos son ya “artistas Tacoronte-Acentejo” y obras de los mismos se pueden disfrutar también en el más marcado entorno vitivinícola cubierto: el espacio de la bodega. El enlace a los catálogos editados en cada edición está en el siguiente sitio: http://www.tacovin.com/dota/espanol/publicaciones.html
Dos productos artísticos disponibles para todos, tanto para su disfrute como para su compra-venta. Arte y vino fusionados a través de los ojos de los artistas que invitan con sus propuestas a conocer y reflexionar sobre el particular espacio vitivinícola. Una ampliación del patrimonio artístico en Canarias cuyo principal “punto de mira” es el vino y el viñedo, hasta ahora muy escaso. Un ensanchamiento del tradicional campo de consumidores que ahora se acercan al consumo del vino a través del arte, de la misma manera que el tradicional consumidor de vinos se acerca a la ventana del arte a través de estas propuestas. En resumen, una fusión de sentidos que quedan en la memoria colectiva para siempre.
El próximo año tocará una nueva VINAL, ¿qué colectivo te gustaría que mirase a nuestro campo y lo interpretara para todos con su arte?
¡¡¡Danos propuestas!!!
Ilustración de Miguel Ángel Bethencourt 

Post a Comment