Image Alt

Tacoronte Acentejo

La Agenda 2030 entró en vigor el 1 de enero de 2016. Esta agenda establece los objetivos y metas que se deben de atender para ser efectivos frente a retos ambientales, sociales y económicos en el mundo. La Agenda contempla 17 objetivos de desarrollo sostenible (ODS) y 169 metas. La finalidad de la misma es que de aquí a 2030 encontremos un escenario compatible con los principios de la sostenibilidad en su triple dimensión ambiental–social–económica. Es obvio que el sistema agroalimentario juega un papel fundamental en este esquema. El sector vitivinícola no es ajeno a esta situación, de hecho, de los 17 objetivos hay 6 directos en los que este sector puede aportar un gran papel, a saber:

  1. Agua limpia y saneamiento (promover la gestión sostenible del agua)
  • Energía asequible y no contaminante (impulsar prácticas de eficiencia energética y potenciar el uso de energías renovables),
  • Industria, innovación e infraestructura (impulsar las innovaciones y la tecnología sostenible en el sector agroalimentario),
  • Acción por el clima (impulsar el cálculo y la reducción de la Huella Ambiental)
  • Vida de ecosistemas terrestres (impulsar la protección de los ecosistemas y la biodiversidad terrestre), y
  • Producción y consumo responsable (Fomentar el consumo responsable; proponer la gestión sostenible de residuos, vertidos y de la contaminación; reducir el impacto ambiental de los envases; potenciar el uso de materiales biodegradables, reciclables y reutilizables; extender prácticas de ecoetiquetado; y gestionar de forma sostenible la cadena de suministro).

Es muy probable que muchos viticultores y bodegas ya estén realizando acciones que pueden ser encuadrables dentro de estos objetivos, pero también podrán ampliar sus acciones responsables con asesoramiento. No obstante, será necesario que se estudien a fondo las herramientas que dispone el sector para contribuir favorablemente con los objetivos, más aún, teniendo en cuenta que será uno de los pilares fundamentales de acción de la Unión Europea en los próximos años donde primará el eje de la sostenibilidad sujeta a cualquier tipo de ayudas económicas en pos de un futuro mejor.

Post a Comment