Image Alt

Tacoronte Acentejo

Viñetas de “Los Ignorantes” de Étienne Davodeau (Ediciones La Cúpula)
Tras una copa de vino hay un trabajo de 365 días al año. Quizás lo que más se conozca sea el momento de la vendimia o incluso el instante de descorchar una botella de vino; no obstante, el trabajo para llegar hasta esa recogida de la uva o ese descorche puntual tiene tras de sí un largo recorrido que abarca prácticamente el año natural donde todo está vinculado a la presencia del viticultor y sus silencios, su esmerado trabajo pausado y tácito en perfecta comunión con la tierra, el sol, la lluvia, el frío, el calor, los insectos, los pájaros, etc.
La Finca San Gonzalo te enseña durante un año completo, este 2015, una experiencia única y gratificante para todo tipo de público, conocer la propuesta denominada “Las madres del vino…un silencio”. El viticultor de esta interesante acción es Romeo Rodríguez que en su finca ubicada en El Socorro, en el municipio de Tegueste, cada segundo sábado de mes a las 11h de la mañana te contará y compartirá con los que hasta allí se acerquen los elementos que participan en el proceso de la vid. Puedes ir con tus hijos, pareja o amigos. La entrada a esta experiencia es gratuita. Todos caben para conocer el mundo de la vid y el vino a pie de campo. Además, podrás elegir la cepa que más te guste, marcarla con tu nombre, y mes a mes, ir observando su evolución: su carácter, sus problemas, sus catarros, sus alegrías… Comprobarás cómo el silencio se adueña de cada trabajo vitivinícola y conseguirás tu mejor sonrisa disfrutando de este proceso.
En definitiva, conocerás en un ambiente distendido, quiénes son realmente “las madres del vino” y por tanto qué mecanismos participan en la creación futura de los racimos de la vid: un conjunto de elementos que bien conjugados desde el reposo invernal, generan en septiembre la feliz vendimia que dará lugar a excelentes vinos.
¡Bienvenido al mundo real de la viticultura!
Santi S.

Post a Comment