/  entrada-blog   /  De libros y Vinos. Primera parte
Se acerca la Navidad. El derroche de luces y adornos, los turrones en los supermercados lo confirman. Es una época de regalos y de detalles con los más cercanos. No voy a esconder que el mejor regalo es una botella de vino y si es de Canario mejor, pero a veces nos apetece acompañarlo de algún otro detalle, completar con algo más personal y más duradero.
En este post les ofrezco un maridaje muy interesante para la época de frío, si es que en algún momento realmente llega. Puede ser por mi carácter introvertido o simplemente porque me gusta leer, pero creo que un buen regalo para acompañar un vino es un buen libro. Y de esto último está el mercado lleno. Solo hay que dar un repaso a las estanterías de las librerías o mirar cualquier web de venta on-line para poder disfrutar de numerosas tentaciones en forma de libros de ensayo, novelas, cómic, libros de cuentos, libros ilustrados, periodísticos, de humor, etc. Una variedad de todos los gustos y colores.
En estos dos post he hecho una selección de libros que por su temática maridan especialmente con un buen vino. Son libros que se vinculan de una u otra manera al mundo del vino. No todos son actuales pero sí que son apuestas interesantes para regalar a alguien que se declara amante de los vinos. En este primer post he seleccionado varios libros de ficción para aquellos que aman esos momentos de lectura.
Mi primera recomendación es una novela gráfica. No es una novedad, ya que salió en el 2012 pero sí trata un tema de rabiosa actualidad. Es Los ignorantes, de Étienne Davodeau, publicadoen castellano por ediciones La Cúpula. En la misma presentación de la editorial nos hablan de que hay tantas formas de crear un vino como de realizar un libro. Para mí ha sido un libro imprescindible para entender el vino como forma de vida. Cuenta de manera visual el día a día de un pequeño viticultor y su relación intensa con la tierra, trabajando sus viñas de forma biodinámica. Es un libro muy de adultos con ojo crítico y ganas de pensar.
En el apartado de cómic, también me llamó la atención, Vinomics, de Norma editorial, un conjunto de historias relatos de géneros narrativos y estilos gráficos distintos que tienen como hilo conductor el vino. Esta idea de Raúl Deamo se hizo realidad en ocho webcomics de aparición mensual que se publicarían en la web de DO de Catalunya y que posteriormente se agruparon en esta edición en papel. Para mi una pequeña joya, en concepto y en ejecución.
Este es muy viejo. Posiblemente no se encuentre fácilmente o ya esté descatalogado. Es del año 1999. Su título, Vino mágico, de Joanne Harris (la autora de Chocolat). Es un cuento fantástico donde el vino tiene su protagonismo. Entremezcla botellas de vino con memoria y voz propia, un jardín fantástico, alquimia y amuletos, un protagonista que habita un territorio entre la realidad y la ficción. Una delicia. Si alguien no lo encuentra le puedo prestar el mío.
La Guerra del Vino, de los autores Don & Petie Kladstrup, de Ediciones Obelisco. Si te gusta la novela histórica y el vino, este es tu libro. Te pongo el resumen que aparece en su contraportada: “Este libro narra la curiosa historia de cómo los franceses emplearon la misma tenacidad en salvar sus grandes vinos de los nazis, que la utilizada para salvaguardar los tesoros del museo del Louvre”. Es del 2006 pero se consigue fácil a través de internet. ¿No te pica la curiosidad? Cuando te lo leas me cuentas.
La filosofía del vino, de Béla Hamvas, editorial Acantilado. Me encanta el comienzo de su descripción en la web de la editorial: “Panfleto contra los puritanos de todo pelaje (tanto ateos como pietistas)”. Es un libro para leer y beber, para releer y rebeber. Un texto con humor que intenta hacernos ver que «la ebriedad no es otra cosa que la forma superior de sobriedad, de vida iluminada». Obligatorio abrir con copa en la mano.
El último, y solo por salirme de los números mágicos que suelen tener estos post de recomendaciones, es uno delfamoso escritor Roald Dahl, La cata. Un relato corto que no dejará a nadie indiferente donde mezcla humor un tanto oscuro con unas ilustraciones grandiosas de Iban Barrenetxea. Un trabajo que detalla el transcurso de una velada londinense, transportándonos como si fuéramos un comensal más a una cena pintoresca acompañada por un Nosala y un Burdeos. Lo pasé genial con su lectura y llevo algún tiempo recomendándolo siempre que puedo. No te va a durar una botella.
En el próximo post les contaré algunos libros de interés para aquellos que tengan ganas de aprender de vinos.
Miguel Febles (BiDueño)

Post a Reply to De libros y vinos. Segunda parte – Tacoronte Acentejo cancel reply